viernes, 12 de diciembre de 2008

Palo Matic

Al inicio renegué por tener que intervenir en este tipo de actividades que no hacen otra cosa que hacernos perder el tiempo, pero luego, luego, me divertí. Pa' qué más que la verdad. La consigna fue hacer una estupidez y creo que lo logramos.

P.D.: Gracias a todos los involucrados y a todos aquellos que se ríen con nosotros y no de nosotros ¡JA!

lunes, 1 de diciembre de 2008

Apropósito de "Miriam"

Bueno, en un toque voy a colgar "Miriam", el primer cuento cortito que cuelgo en mi block. Es más, creo que es el primer cuento corto que termino de escribir en mi vida. Me parece que pudo quedar mejor, pero al menos lo terminé y ese, para mí, ya es un mérito, pero no nos desviemos del motivo de este post: mi objetivo nunca fue (ni será) tomar a la ligera un tema tan delicado como este y tampoco es un intento autobiográfico "baylesco" de encaletar mi realidad en una historia de ficción. Lo cierto es que mi respeto por la vida es enorme, más aún cuando mi familia, mi flaca y mis amigos me dan suficientes motivos - y anécdotas bizarras- para estar entretenido y feliz.

P.D.: Y claro, mis 5 hinchas también. ¡Que se joda la San Martín, ya lo superé en hinchada!

Miriam

Pucha… es martes. Aún falta mucho para el fin, pero bueno, a aguantarla nomás. Hoy me toca sacar a Rambo, mi perro. Fácil aprovecho para comprar un par de puchos… ojalá que alguna flaca se detenga para ver a Rambito en el camino… de hecho que sí. No hay nada mejor para florear con una flaca que caminar con un cachorro o un bebé. Las reacciones siempre son iguales: “¡oooohh, qué lindo!!”, “¡Qué bonitoooo!”… cojudas… si supieran que me las quiero levantar a todas… Pucha, lo malo es la lataza hasta la tienda del chino… ¿¡Son mil millones y no pueden poner una bodega más cerca!? Caballero nomás, a latear…

Qué tela… la calle siempre se ve igual a esta hora: Charito, la vecina, ya empezó a regar sus bugambilias, Don Mario acomoda las mesitas de plástico del chupódromo y el huachi… bueno, el huachi está entre su tercer y cuarto sueño.


Mejor me apuro, no vaya a ser que los chorizos empiecen a salir, ahí si pierdo. Rambo no está en condiciones de imponer respeto, aún no. No vaya ser que me pase lo mismo que a mi causa: lo asaltaron saliendo de su jato y le clavaron un verduguillo para quitarle las tabas… la cosa está brava, a la firme. Antes se podía caminar por aquí, ahora hay que tener mucho cuidado… o muchos amigos.


Bueno, al menos caminar pensando en huevadas ha hecho más corto el camino… ya estoy por la mitad y la gente aún está en la calle.


Uy… a ver. ¿y esa flaquita? ¿Qué hace ahí solita…? No le vaya a pasar algo… felizmente aquí estamos Rambito y yo para rescatarla.


- Hola amiga… ¿Qué haces aquí tan solita? Este puente es medio peligroso, pasa mucho robiño, mucho choro, tú sabes. Si quieres te acompaño a otro lado…

- …

- ¿Amiga? ¿Hola?…

- …

- ¿Jelou, gringa....?

- …

- Oe tampoco estoy para sobradas, ya hablamos…

- No te vayas.

- ¡Ah, tenías lengua!.

- Sí, perdón, pero estaba pensando.

- Bueno, ya no pienses tanto que aquí tienes la solución a todos tus problemas…

- No lo creo…

- ¡Tampoco me rebotes tan feo, ah! ¿ya viste a mi perrito? Se llama…

- ¿Sabes qué es lo mejor de esta parte de la playa? Que el sonido de las olas reventando es tan fuerte que nadie escucharía los gritos…

- ¿Qué? ¿Qué hablas oe?

- De los gritos. Cuando alguien se está ahogando intenta gritar, ¿no?

- Oe si te ven fumando vaina aquí o te hacen roche o te la quitan, así que sé más caleta.

- No he fumado nada, no seas huevón.

- Entonces estás locaza…

- Puede ser…

- Oe, ya me estás pasando de vueltas. Estarás muy rica, pero a mi no me gustan las quemadas. ¡Hablamos!.

- ¿Quemadas? Eso es aún mejor. Así no dejaría rastro, no te vayas por favor, parece que me vas a servir.

- ¿A servir?

- Si quieres te lo puedo recompensar… tú me entiendes…

- No entiendo nada, pero empiezas a sonar más interesante.

- ¡Ya, listo!. Entonces primero me ayudas y de ahí te doy lo tuyo…

- ¡Perfecto!

- Entonces necesito que consigas combustible, una mecha, fósforos, etc…pero no olvides el combustible, mucho combustible…

- Espera, espera, espera… la gasolina está carísima… ¿qué tanta necesitas?

- No mucha, sólo la suficiente como para quemar un bulto grande…

- ¿¡Qué!? ¿ ¡Qué quieres quemar oe, loca de mierda?

- ¿Qué quiero quemar? Ahora te digo, pero primero, deja de decirme “loca de mierda”. No estoy loca y tampoco estoy hecha de mierda. Como tú soy una persona común, tengo huesos, músculos, si me corto sangro y todo lo demás. La única diferencia entre tú y yo, es que yo no tengo alma. No sé si alguna vez la tuve y estoy segura de que nunca la tendré.

- Oye… no es que yo sea muy religioso ni nada, pero todos tenemos un alma, ¿no?

- Ni siquiera sabes si existen o no. No lo puedes probar. ¿o sí?

- Un toque. Está bien, no te puedo probar si existen o no, y realmente tampoco me importa, pero si no existen… ¿porqué tanta alharaca por no tener una?

- Realmente eso no es lo que hoy nos pone en estas circunstancias. Tampoco sé si existen o no, pero “alma” es mi forma de llamar a lo que me sucede.

- ¿Y qué es?

- He vivido 19 años de mi vida sin poder sentir nada. Nunca sentí ira, amor, temor ni nada. Mi vida es tibia, como si mis sentimientos se dejaran caer por una pendiente, esperando que un día se detenga todo.

- No entiendo. Dices que no sientes nada, pero quieres matarte. ¿Eso no es estar deprimida o triste? Es decir… ¿eso no es sentir algo?

- No estoy deprimida ni triste. ¿No te das cuenta? Mi decisión es totalmente racional. Si no siento nada, tampoco puedo reír ni llorar. Estoy segura de que no lo entiendes. Es más, no fue fácil para mí entender que tenía que terminar con esto.

- Tienes razón, no te entiendo… creo que yo no podría tomar una decisión así.

- ¿Por nada?

- Sí, por nada. No tendré mucha plata, pero tengo a mi viejita y a rambo, ¿ya te dije que así se llama mi perrito?. Además, algún día voy a dejar este barrio de mierda y voy a estar mejor. Estoy seguro. No me mataría por nada.

- ¿Por qué tan seguro?

- ¿Y por qué no?

- Tu madre. ¿Siempre estuvo contigo?

- ¡Mira chibola, con mi vieja no te metas!

- Me llamo Miriam, no chibola. Además, no estoy insultando a tu vieja, sino preguntándote cómo es tu relación con ella.

- ¡A ti qué te importa! ¡Ella se fue porque se merecía algo mejor!

- ¿Se fue?

- Sí… está en los yunaites… Se fue como ilegal, pero ahí conoció a un fulano, se casó y ahora tiene otra familia… hace poco hablé con ella y me dijo que me iba a llevar con ella pronto.

- ¿Hace cuánto te lo dijo?

- Hace como 5 años…

- Si le importas tanto… ¿por qué dejó pasar tanto tiempo?

- Tal vez no le está yendo tan bien… está de ilegal. ¡Ya te lo dije!

- Pero se casó y tiene hijos… debería tener para llamarte, ¿no?

- Puta madre…

- Mira, no quiero que pienses mal, sólo quería que….

- ¡Me cagó!… ¡Puta madre, me cagó!. Mi vieja me cagó… toda esa mierda que decía… ¿por las huevas? Hija de las mil putas… por qué chucha tuve que venir a hablarte… me cagaste…

- Tranquilo…

- ¿Tranquilo? ¡Vete a la mierda hija de puta! Y agradece que soy hombre. Nunca le he pegado a una mujer y tampoco lo haría… aunque pensar en que mi madre, la mujer más santa de todas fue capaz de hacerme esto, puede cambiarlo todo… ¿Pero sabes qué? No es su culpa, sino mía. Nunca fui el hijo que ella quiso, así que me lo merezco. Me toca vivir a merced de vagos y criminales, y así será. Esto es lo que merezco, vivir en el infierno. La santa de mi madre así lo ha decidido, castigarme por ser un hijo de puta…

- Deja de decir incoherencias…

- ¿¡Pero cuáles incoherencias!? ¿Acaso no he sido un maldito? ¿No tiré por la borda los sueños de mi madre? ¿Quién chucha me creo? No es justo… la pobre de mi madre debe estar sufriendo por mí, viviendo una vida que no quiso…

- Cálmate, por favor cálmate…

- Y si no me calmo ¿Qué?

- Por favor...

- Soy un bastardo, maté a mi vieja…

- No la mataste, no digas tonterías.

- Sí la maté, le quité la vida, ¿no te das cuenta?

- Le robé el único sueño de toda madre, lo usé como quise y luego lo boté a la basura convirtiéndome en lo que soy.

- Calma por favor…

- La maté y ahora yo debo correr la misma suerte...

- ¿Qué estás diciendo?

- Que hoy no te irás sola.

- Estás desesperado. No sabes lo que dices… ¿sabes cuánto me costó tomar esa decisión a mi? A pesar de no sentir ni mierda le tenía un gran respeto a la vida, y aún la tengo. El punto al que yo llegué es un lugar siniestro que no te imaginas. Lo que estás viviendo sólo es una depresión. Tu amas vivir, amas a tu perro y también a tu madre, estás confundiéndote por lo que una estúpida te vino a meter en la cabeza, así que no jodas y olvídate de eso.

- …

- …

- Tienes razón. Estaba desesperado, pero ya no lo estoy y mantengo mi decisión. Abriste mis ojos para ver todo este mundo asqueroso… mi mundo. Sólo mira a tu alrededor. ¿Vez algo que valga la pena?

- …

- …

- …

- Estoy esperando una respuesta que haga que cambie de opinión.

- ¡Rambo!

- ¿Rambo?

- Eres lo único que tiene. Eres su padre, su hermano y su amigo. ¿Vas a dejarlo solo? ¿Tan hijo de puta eres? ¿A cuántas flacas te levantaste gracias a él? Míralo. Él te necesita.

- Entonces, cuídalo.

- Qué más quisiera yo. Un motivo para quedarme que encima espantará ladrones en un tiempo… pero debo irme. Sabes que debo partir.

- Mira, es un lindo perro. Al menos tenlo por unos minutos. Deja que me vaya y luego te vas tú. Rambo no me necesita. Necesita una buena persona y puede que en ese pequeño instante entre mi partida y la tuya pase alguien que quiera hacerse cargo. Es todo lo que puedo hacer. Sorry.

- …

- ¿Y bien?

- Está bien. Que así sea, pero yo no me culparé por haber influido en tu partida. Es más, tampoco me arrepentiré por no haberlo podido evitar. No puedo hacerlo, ¿recuerdas? Por más que quiera, no sentiré nada. Seré fría como una puñalada, es todo lo que te puedo ofrecer. Nuestros destinos se cruzaron hoy, eso es todo. Probablemente hubieras llegado al mismo final de cualquier manera.

- No sé qué decirte, creo que con eso me basta.

- Entonces eso es todo.

- Tal parece, pero recuerda una cosa: cuando estés a punto de dejarnos y veas tu vida que pasa frente a tus ojos, despídete de tu madre, de rambo y de todas esas personas que alguna vez te demostraron cariño. Será la última vez que lo hagas y debe valer la pena. Tal vez te sorprendas de cuánta gente es y hasta pienses en regresar, pero lamentablemente, será demasiado tarde. Ya estarás del otro lado, pero al menos te habrás dado cuenta de hubo más gente a tu lado de la que te pudiste dar cuenta.

- Está bien, lo recordaré. Gracias. Ahora debo irme.


No puedo creerlo. Finalmente lo hizo, el chico que intentó salvarme… o mejor dicho, levantarme, ha saltado. Espero que sea más feliz allá. Ahora es mi turno, no habrá fuego, pero sí olas que terminarán con todo esto.


Y de repente el cachorro saltó detrás de su dueño. Tal vez fue sólo una reacción animal o una demostración de fidelidad absoluta. Lo cierto es que para algunos, personas o animales, una vida corta al lado de la persona que se quiere vale más que una larga agonía al costado de alguien que lo obligan a querer. No es lógico, tampoco romántico, es simplemente un poco de vida que algunos asumen como verdad. Más allá de las personas, más allá de la lógica o el sentido común.

- ¡Te tengo!.

Más allá del sentido común, de donde las almas recuperan la fuerza…


- ¡No te preocupes Rambito, no te voy a dejar caer!.


La fuerza suficiente para seguir peleando.


- Ya está, ya estás a salvo. Casi te vas ¿eh? Casi te pierdo… no lo vuelvas a hacer, ¿sí?…


De pronto una pequeña lágrima recorrió su mejilla. Después de todo tiene suerte, el primer asomo de sentimiento real ha sido correspondido con un gesto inolvidable: uno de esos que sólo un cachorro puede hacer. Tal vez la vida no lo quiso así, pero finalmente, una mirada vidriosa y una suave caricia le han devuelto la vida a Miriam, la mujer que nunca sintió
.

martes, 18 de noviembre de 2008

Julk: Tenían algo de razón

Luego de un gran trabajo de retoque, coloración, efectos de 3D y otros, los amigos de Marvel y los maestros que hicieron la última película de Hulk llegaron a algo bastante similar a lo que yo llegué con 5 minutos de photoshop, un efecto loco de la cámara de mi compu, varios kilitos de más y unos genes que me traicionaron en algún momento. Pronto eliminaré esos kilitos y volveré a mi estado normal (lo prometo), pero esta foto me la guardo de recuerdo.

P.D.: Es cierto. Cuando comencé este blog juré no hacerlo "personal", pero esta chapa me la pusieron mis amigos de McCann y la verdad, me divierte mucho.

miércoles, 12 de noviembre de 2008

Por la Noche, por la Puna

Este es uno de los videos que forman parte del trabajo de mi amigo Alvaro Sánchez, no quisiera decir mucho acerca de ellos, pues deben verlos. Vale la pena, en serio.

miércoles, 5 de noviembre de 2008

Vote

Una campaña viral desarrollada por nuestros vecinos del norte. No suelo colgar cosas como esta, pero me pareció una buena idea, digna de compartir. Por qué? Porque después de ver el video me dieron ganar de votar, aún siendo recontra peruano, como el mote, el chullo o la rata mágica que presta plata.

viernes, 24 de octubre de 2008

Si hay un Ying, también debe existir un Yang

Siguiendo con el ciclo de dibujitos, aquí la versión "dark" la noticia. Por cierto, hace tiempo que no posteo por diferentes motivos, disculpenme, mis 4 o 5 hinchas.

"La otra noticia"

lunes, 6 de octubre de 2008

Otro dibujillo

Aún no sé si lo terminé, pero si resulta que está a medio hacer, un día de estos lo termino... No se molesten, mis queridos 3 o quizá 4 lectores. ¡Nótese que la hinchada crece día a día! Eso o despierto más optimista con el correr de los días. ¡¡Sólo recuerden mis palabras!! ¡Una semana más y tendré más hinchas de La San Martín!


"Noticia"

jueves, 2 de octubre de 2008

Bipolar, tripolar o polipolar...

Y al fin, la maldición que mi buen amigo el papapa lanzó sobre mí hace algunos días ha empezado a surtir efecto.

"Un día, no muy lejano, leerás tu post futbolero y sufrirás la más horrible agonía: el arrepentimiento"

Claro, eso no quiere decir que dejaré de escribir sobre del deporte que tanto quiero, pero al menos sí puedo admitir que tal vez me pasé de revoluciones, que me dejé llevar por esa alegría inmensa que nos regaló el destino y que por un instante, además de creerme DT, también me creí un poquito "Peredo", aunque muchos otros me han dicho "Tigre Navarro", "Alan Diez" o algún otro nombrecillo con el claro fin de insultarme.

Es que es así. Otra vez "el fulbo" genera polaridad y polémica, pero también despierta la pasión de hinchas como yo, que de rato en rato vuelven a soñar y a ilusionarse con la remota posibilidad de que se alineen los planetas un año bisiesto, que Marte esté en casa de Géminis para tomarse un tesito y que las hojas de coca, las runas, los ekekos y los gatitos dorados de chifa hagan su chamba para que Perú pueda pelear por un quinto puesto, ir al repechaje y arañar una clasificación.

Claro, ahora me pongo a pensar en que ustedes, asiduos lectores de este humilde blog (2 o quizá 3 si me cuento a mi mismo) probablemente estén pensando en qué diablos tiene que ver este floro con la maldición que me lanzó el papapa, por eso estoy apunto de confesar esa verdad que me hará libre: SÍ pe', me dio un poco de "rochesín" después de volver a leer mi post y reconozco que este sentimiento pudo ser un indicio de arrepentimiento... ¿Y? Prefiero vivir con ese lado "Huachafo", "Tercermundista", "Tarado", "Idiota" o "Tigrillo" antes de suprimir al DT, al comentarista futbolero, al cuentista sin lectores o al gourmet aficionado que llevo dentro (pronto en este mismo canal).

Y sólo para terminar, me refugio en Coca Light: "Si usted quiere ser un comentarista futbolero con redacción ochentera a pesar de que su flaca o su dupla odian al fútbol, si le pone corazón y se da la ocasión, no se aguante esas ganas de ser un comentarista futbolero con redacción ochentera a pesar de que su flaca o su dupla odian al fútbol."

video
Agencia: Santo Argentina
Producto: Coca-Cola Light
Título: Si Usted quiere

jueves, 11 de septiembre de 2008

También me creo DT

Y por fin llegó el momento que esperaba con tanta emoción: un recorrido impulsado por los corazones de 28 millones de peruanos, allá por la banda izquierda del Monumental y la aparición del más resistido de nuestros delanteros. Sí señores, un gol agónico e impensado que se convirtió en realidad, hoy es motivo suficiente para iniciar este ciclo de posts acerca de una de mis grandes pasiones, porque como muchos, sufro, lloro y río cada vez que juega la bicolor.

Ha pasado muy poco después del partido contra Argentina, y la frase “Perú logró un empate con sabor a victoria” nos llena de alegría y de esperanza, aunque después, probablemente, nos suene conformista y hasta mediocre, pero aunque nos duela, esa es nuestra realidad. La cruel realidad del equipo chico que por un momento soñó jugar como los grandes, y como “después” aún no llega, aún podemos seguir en las nubes, tal y como el hincha peruano se merece, porque lo que no le pudo dar ese “tridente mágico” que nos defraudó hasta el extremo se lo regaló un puñado hombres que se pusieron la camiseta para regalarle una alegría a un pueblo tan hincha como ellos mismos.

Claro, aún no hemos clasificado al mundial y sólo Dios sabe si algún día lo haremos, pero lo que dejó el equipo peruano en la cancha basta y sobra para dar gracias, para recordarlo y para cargar de sentido la más popular y manoseada frase del fútbol: “el fútbol no tiene lógica”, y es que ni todos los millones que valen los futbolistas argentinos alcanzaría para comprar el orgullo indescriptible que todos sentimos después de tanta entrega de cada uno de los héroes que se atrevieron a robarle la alegría a Messi y compañía.

Sólo para terminar este primer post, aquí les dejo mi humilde punto de vista acerca de cada seleccionado:

(1) Leao Butrón

Considero que no tuvo gran exigencia, aunque pararse con serenidad cuando se enfrenta a monstruos como el Kun y Messi ya es una exigencia bastante fuerte Leao supo responder estando ahí cuando fue requerido. Considero que el gol argentino no fue completamente su responsabilidad, pero igual fue gol, y el arquero está para evitarlos. Igual me queda claro, y creo que a todos, que el dueño del arco tiene nombre y apellido. Su seriedad en el trabajo, su experiencia y su entrega en cada partido de selección nos pueden dejar tranquilos.

(4) Walter Vílchez

Si tuviera que resumir en una sola frase lo que pasó con él en esta fecha doble, esta sería: “No me olvides”. Hoy, después del partido contra argentina, me parece que hay motivos suficientes como para que Chemo lo tome en cuenta como alternativa en la zaga. No será titular, pero sirve, y mucho, pues aunque comenzó algo nervioso e impreciso, supo meterse de a pocos en el partido para compartir la dura tarea de sofocar a la delantera gaucha.

(5) Carlos Zambrano

Este chibolo pinta pa’ crack. Y no me voy a cansar de decirlo. Después de esa fecha doble, sobre todo después del partido con Argentina, esto me queda más que claro. No arrugó en ningún momento, llegó bien a los cierres, cumplió en el juego aéreo y fiel a su chapa, “Lucio” empujó al equipo con la pelota al piso cada vez que fue necesario.

Ojala no se salga del camino correcto, exitoso y responsable por el que ya está caminando, porque es y va a ser necesario en su club, en la sub-20 y en la selección mayor.

(13) Amilton Prado

¿¡Cómo hizo!? El mismo Prado que algunos cuestionaban en la selección se jugó un partidazo contra los argentinos. Marcó, tocó, repartió, encaró y hasta se animó a pisar el área rival. Es cierto, estuvo más fino en marca que en ataque, pero finalmente, esa era su labor, sobre todo ante un rival con tanto oficio como el argentino. Ayer, como diría “el ciego”, Amilton jugó como Amílton.

(6) Juan Manuel Vargas

¡Qué bestia! Hace mucho que no veo a un jugador con tanto corazón y coraje, y no sólo me refiero al fútbol local, sino al mundial. Tenemos la suerte de que Dios es lorcho, porque se hizo una gigante al dejar que un “Loco” nos contagie de su sin razón y nos haga soñar con el mundial, o al menos, que podemos pelearlo con dignidad, porque si hay un jugador que le pone huevos a cada partido, ese es Juan Manuel Vargas, quien ayer se jugó, para variar, un partidazo. Recuperó, corrió, empujó, sacó el centro. Sí, el gol lo firmó Fano, pero el padre de esa bella criatura es él. Gracias Loco, no te mueras nunca y tampoco te resfríes que el Perú te necesita.

(16) Paolo de la Haza

Cada vez que veo la repetición del partido me pregunto: ¿Quién es ese y qué hizo con De la Haza?. No quiero ser sobón, pero considero que por fin apareció los perros de caza que la selección necesita, encima contra Argentina… no hubo mejor momento. Ojala Paolo mantenga su nivel, porque decir que su trabajo fue sacrificado no le hace justicia. Su trabajo es asumir el papel de villano. Destruir es su tarea y ayer lo hizo muy bien. Tal vez deba aprender a manejar la violencia que requiere su puesto, pues puede traer complicaciones innecesarias para el equipo.

(8) Rainer Torres

Si Paolo fue perro de caza, Rainer fue un pitbull. Nunca aflojó, corrió, metió y hasta terminó el partido sin lesión. Si alguien estuvo fino en la destrucción ayer, ese fue Rainer. Algunos podrán decir que el rumor de su partida al fútbol garoto lo motivó, pero yo trataré de ser más justo y se lo atribuiré al deseo de todos por sacar a la selección adelante.

(7) Nolberto Solano

¡Ñol! Se hizo esperar hasta el último minuto como los grandes, pero a diferencia de muchos, Solano sí cumplió y de qué manera. Tomó la jerarquía y la experiencia que todas esas temporadas en Europa le regalaron y la puso a disposición de la bicolor. Lo único que le podemos pedir es que le siga sacando lustre a la cinta de capitán que lleva en el brazo y que sepa guiar al resto de soldados a pelear un quinto puesto para llegar al mundial.

(18) Piero Alva

Si hubiera comenzado este ciclo futbolero antes de esta fecha doble hubiera escrito algo como: “¿Piero Alva? ¿En qué está pensando el Chemo, acaso piensa seguir probando jugadores a estas alturas? Ya basta de improvisar jugadores”. Hoy sólo puedo decir algo: Gracias Piero, por ese gol contra Venezuela, pero sobre todo, por callarme la boca.

(10) Daniel Chávez

Otro de los chibolos que la rompieron. ¿El más bajo de Perú contra Argentina? No lo creo. Su trabajo fue sacrificado. Fue un 10 comprometido con la marca antes que la creación, pero su vocación ofensiva casi nos regala un golazo. Si ven la repetición (que seguro va a estar por varios días en la tele) notarán que le pega “mordido”. Bien por el chibolo, que siga creciendo futbolísticamente porque seguramente nos va a traer más de una alegría.

(17) Johan Fano

Aquí me detengo un segundo. Tengo que tomar aire y gritar: ¡GOOOOOOOOOOOOOLLLL CHOLO! ¡¡¡GOOOOLL!!! ¡GRACIAS FANO! No importa que digan que eres Pizarro a 10 kilómetros por hora, mientras seas tan lacra y metas tanto bobo con la selección. Ayer no sólo firmó al hijo de Vargas, sino que buscó durante todo el partido. También repartió y le repartieron, pero el cholo es terco y recio, y aunque estuvo más tiempo tirado en el suelo que en dos pies, recibió su recompenza.

(15) Guillermo Salas

Entró por Alva para permitir que el Loco trepe un poco más, pero le tocó bailar con la más fea y desgraciadamente no tiene la categoría de Vargas. Fue más intensión que fútbol.

(9) Hernán Rengifo

Considero que el charapa puede ser de utilidad, sobre todo con todos los delanteros que están castigados o suspendidos. Ayer jugó poco, pero aún así, hizo mucho. En vez de reventarla o tocarla a De la Haza, como cualquiera hubiera reclamado, la aguantó bien para devolvérsela a Vargas. Además, ya ha demostrado que la camiseta no le pesa y que su paso por Europa no es pura casualidad. Qué puedo decir, le tengo fe al Charapa.

(DT) José Guillermo Del Solar

Ya parecía Oblitas, no por estrategia ni por look, sino por cholo terco, pero esta vez le sirvió. Dejó a “los que deberían estar” y dejó a “los que mataban por estar” y tuvo razón. Hasta ahí todo bien. Los cambios, no tanto. Lo de Rengifo era previsible, pero considero que otorgarle la responsabilidad de marcar a Messi a Salas fue un riesgo innecesario. Es más, en la jugada del gol, Vargas sale jugando desde su posición de lateral, no de volante. Esperemos que le vaya bien en los siguientes partidos, no por él, sino por todos.

Una cosa más, hoy he sido un feliz en mis opiniones (porque eso hace un resultado favorable con la gente, nos llena de felicidad) pero cuando tenga algo duro que decir, nada evitará que lo sea, como no conozco a nadie del deporte y nadie me conoce a mi, no tengo nada que perder. Como dice bien claro al inicio, sólo me creo DT, como todo buen hincha.

miércoles, 10 de septiembre de 2008

Gran colisionador de hadrones (LHC CERN)

Este es un video crítico-chonguero de un tipo observador y bastante alarmista. De hecho, lo que describe fugazmente el video es un hecho puede cambiar al mundo y que encima ocurrirá desde HOY miércoles 10 de septiembre, razones suficientes como para buscar nuestras mantitas favoritas, empezar a creer en sarita colonia o en nuestro santo favorito y empezar a buscar refugio, "sólo por si aca".

Nota aparte: Si sobrevivimos después del partido contra los argentinos, busquen más en la wikipedia. Hoy puede ser el comienzo de algo grande... o más bien, de muchísimas cosas chiquitas, pero que juntas meten miedo.

jueves, 28 de agosto de 2008

Doolhof III

III

- ¿Miranda?
- Dime, Marita.
- Hace días que te noto rara. ¿Algo te preocupa?
- Hace una semana, exactamente. Hoy se cumplen 7 días.
- Te lo advertí. No veas esa película rara. A mi me tuvo en vela por varias noches… pero no te preocupes, tú misma me dijiste que…
- Marita.
- ¿Si, Miranda?
- No digas tonterías. Hoy se cumplen 7 días desde que vino el Sr. Doolhof para iniciar su tratamiento.
- ¡Oh!, tienes razón Miranda, perdóname. No sé en qué estuve pensando, debo poner más atención.
- No te preocupes. Es más, perdóname tú. No debí responderte así, no sé que me pasa.
- Creo que ese Sr. Doolhof te ha hecho pensar más de la cuenta. Se te nota cansada… estresada…
- La verdad es que llevo varias noches sin dormir. Siento que debo hacer algo y no sé qué. Creo que esta falta de sueño empieza a pasarme factura, mejor voy al sofá para descansar un rato. Es más, no creo que vuelva a ver a ese tal señor Doolhof.
- Tienes razón Miranda, es más, ni siquiera ha llamado a confirmar su cita.
- Entonces no estaré para nadie. El señor Chang llamó para reprogramar la sesión de hoy, así que tengo un par de horas para reponerme.

Así, en ese diván donde los desvaríos de sus pacientes buscaron solución, la Doctora Simor cayó en un profundo sueño que parecía duraría para siempre. Nadie la interrumpe, los teléfonos están desconectados y Marita cuida que ningún espontáneo trate de burlar esa barrera de contención que algunos llaman “Recepción”. Quince minutos después, “para siempre” encontró un extraño y triste final. Un grito desesperado rompió con la tranquilidad del consultorio.

- ¡¡Marita!!

Es curioso como da vueltas la vida. Esta vez, la dulce y frágil corre para auxiliar a la protectora de siempre.

- ¡Miranda! ¿Qué ocurre?
- Regresa a tu lugar. Está por venir.
- ¿Quién?
- Doolhof
- ¡Pero te escuché gritar!.
- Escúchame, fue sólo una pesadilla, un mal sueño. No ha pasado nada, sólo quiero que regreses a tu lugar, ¿Ok?.
- Está bien Miranda, pero si necesitas algo dímelo. Por favor.
- Ya te dije que no ha pasado nada, estoy bien. Por favor regresa a tu sitio que Doolhof está por venir.
- Pero Miranda, nadie llamó. Ha sido una pesadilla, regresa a dormir, por favor.
- Nada de eso, estoy segura de que está cerca.
- Miranda…
- Te lo dije, ya llegó y tú no estás en tu lugar.

El corazón de Marita parece detenerse. Sus ojos sólo reflejan miedo, pues no puede creer la determinación con la que Miranda sostiene aquello que no puede saber. La duda la invade, pero aún así, obediente, camina de regreso a la recepción.

- Sencillamente no lo puedo entender. No puede saber si vendrá o no, fue una pesadilla, un mal sueño, además no habían teléfonos ni…

-Ding Dong– ¡No! ¡La puerta!. ¿Por qué la puerta? ¿Por qué ahora? Habiendo tantos momentos en el día tenía que elegir éste para sonar. Maldita puerta, un día encontrarás un triste final.

- No puede ser.

El miedo y la confusión tienen a Marita con el corazón en la mano, pero sabe que su labor es hacer lo que Miranda le ha encargado. Se lo debe, y aunque el miedo es grande, su lealtad hacia su jefa, amiga y protectora, es más grande todavía, así que ahí va, a enfrentarse a esa puerta despiadada, aunque sea con los ojos cerrados.

- Buenas.
- Hola. ¿Está la Doctora Simor?.
- Sí, pase por favor.
- No es necesario, sólo quiero que firme aquí y aquí.

Por eso siempre es bueno tener los ojos bien abiertos, así sabemos a qué nos enfrentamos, y de paso, evitamos sentirnos un poco idiotas.

- El correo...
- No, colecciono autógrafos. Claro que soy del correo. ¿Qué pasa Marita, ya te olvidaste de mi?
- Nada de eso, es que yo…
- Ya pues Marita.. ¿Vas a decirle a tu jefa que me firme el cargo o voy yo?
- No, no. déjame los cargos y regresa en un rato. Miranda está descansando.
- Bueno, entonces vengo en un rato.
- Está bien, pero la próxima vez no toques la puerta cuando no debes. ¿No sabes que es de muy mala educación andar asustando a la gente?
- ¿De qué hablas, ah?
- Nada, nada, vuelve más tarde por favor.
- OK. Ya regreso.

Casi. Por eso también es bueno cerrar la puerta rápidamente. Nunca sabes quién pueda aparecer.

- Al menos eso demuestra que yo tenía razón. Ahora Miranda podrá volver a descansar tranquila.
- ¡Espera!
- ¡No! No puede ser...
- Eh… ¿Buenas tardes?
- ...

Felizmente la doctora Simor siempre está cuando Marita la necesita, y esta no fue la excepción. El universo regresa a su orden natural, la protectora vuelve a proteger y la protegida vuelve a necesitar protección.

- Todo está bien Marita.
- ¡Miranda!
- Discúlpala, está algo distraída. Pasa Sebastián.
- No te preocupes Miranda. Tal como quedamos, aquí estoy. Siete días exactos se cumplen en tres, dos…
- Uno. Me sorprende tu puntualidad.
- Me lo enseñaron en mi primera chamba. “Si no almuerzas a las 12, no almuerzas”.
- Interesante su criterio de responsabilidad.
- La verdad es que la señora del menú llegaba a esa hora con las porciones contadas, y como siempre había alguien que pedía doble ración, había que llegar a tiempo.
- Bueno, no perdamos más tiempo. Pasemos de una vez que hay mucho que hacer. Marita, por favor, que nadie nos interrumpa.
- No te preocupes Miranda. Déjamelo a mi.

¿Sebastián? ¿Miranda? ¿Qué fue todo eso? Marita no entiende qué está pasando, nada de esto tiene sentido. No es normal y lo sabe, todos lo saben.

- Cuéntame Sebastián, cómo has estado…
- Supongo que igual que tú.
- ¡Pues qué bien!, porque yo tuve una semana realmente tranquila, pero qué te parece si mejor hablamos de ti.
- No me refiero a eso.
- ¿Entonces a qué?
- No creo que todas tus sesiones sean como la que tuvimos la semana pasada…
- Es verdad, felizmente la mayoría de mis pacientes sólo están deprimidos, estresados o locos. Tú caso es, digamos, un tanto especial.
- ¿Tanto así?
- Bueno, para serte franca, y espero que esto sea un precedente entre nosotros, estuve esperando tu regreso. Como entenderás no es algo que normalmente haga; es decir, que algún paciente deje de venir sólo significa que una batalla ha terminado. Puede que el tormento se haya esfumado o que simplemente haya consumido al paciente.
- También puede pasar que uno de tus clientes se ha quedado sin dinero.
- O sin memoria, pero nada de eso lo puedo corregir yo.
- ¿Entonces por qué me esperaste?
- Por la misma razón por la que tú estuviste aquí a la hora precisa. Porque sabes que no hay otra salida.
- Tienes razón. Será mejor que empecemos a trabajar.
- De acuerdo, aunque no es muy fácil elegir por dónde comenzar contigo. Una sola sesión me dejó tantas interrogantes que me tardó mucho elegir un camino…
- Pero lo encontró.
- Me sorprende la fe que me tienes. No sólo pareces tener curiosidad por descubrir quién eras, sino que también necesitas saberlo. De alguna manera, dependes de mi. Te sientes vulnerable, pero entiendes que algo no anda bien y que sólo yo puedo ayudarte.
- Discúlpame, no es que sólo tú puedas, pero sólo tú tienes el interés de hacerlo. Eres la mejor y necesitas probarlo. Necesitas demostrar que puedes desenterrar y corregir todo lo que está a tu alcance… hasta la mente más difícil.
- ¿Ahora suena más lógico, no? Dependo de ti tanto como tú de mi.
- Es posible Miranda, pero tú tienes una ventaja.
- ¿Ah sí? ¿Cuál es, “colega”?
- Tú sabes quién eres.
- Sí, sé quien soy, pero no es mi única ventaja. También te empecé a conocer.
- ¿A qué te refieres?
- Desde nuestra primera sesión me he preguntado muchas cosas sobre ti, desde qué es lo que realmente necesitas hasta cómo fue que perdiste la memoria…
- ¿Y me vas a decir que ya tienes una respuesta?
- Claro que no, no tengo mi idea…
- ¿Esa es tu ventaja?
- ¿Me dejas hablar?
- Todavía no tengo idea de lo que necesitas, pero sí me di cuenta de algo.
- ¿De qué?
- Te empecé a conocer.
- ¿Me estás tomando el pelo? Siento que no avanzamos, Miranda.
- Eres impaciente Sebastián. Escucha y entiende el porqué de mis ojeras. ¿Alguna vez te preguntaste qué significa Sebastián Doolhof?
- Bueno, es mi nombre…
- Ehh… también, pero me refiero al significado exacto de tu nombre. Esto me costó mucho, pero sentí que encontrarlo me daría alguna pista para entender tu personalidad.
- ¿Y qué significa?
- Sebastián, del griego “Sebastos”, significa “venerable” o “respetable”.
- Esto se pone bueno…
- Yo no me alegría tanto. “Doolhof” es una palabra extraña para nosotros, pero en los países bajos puede ser una palabra común.
- No entiendo.
- Aún no termino. A lo que me refiero es que “Doolhof” es una palabra en holandés…
significa “Laberinto”. ¿Quieres que te defina “laberinto”, mi querido “Sebastos”?
- …
- Viene del griego labýrinzos y es un lugar formado por calles y encrucijadas, intencionadamente complejo para confundir a quien se adentre en él.
- Alguien como tú.
- Alguien como yo, “Respetable Laberinto”.
- …
- Te quedaste sin palabras. Uhm…
- Miranda, hiciste tu tarea. Esa fue una inesperada, pero lógica manera de empezar a entender mi extraña vida. Me imagino que hiciste lo mismo contigo, Miranda Simor.
- Pues…
- Déjame adivinar. Si yo soy un laberinto respetable, pues tú serías…
- ¿Tu psicóloga…?
- O una exploradora. Alguien dedicada a ver un poco más que el común de la gente, alguien capaz de leer mis gestos y mis tonos de voz. Alguien capaz de ver más, como tú, Doctora Simor.
- Pero…
- No, déjame terminar por favor, casi lo tengo. Si no me equivoco, en inglés Simor tiene un significado similar.
- Simor. Si-mor. Si-more… See more. Increíble…
- ¿Qué significa?
- …
- ¡Miranda!
- …
- …
- “See more” significa “mira más”.
- ¿Y Miranda?
- Mi madre siempre me decía que mi nombre venía del Latín. Significa “prodigio” o “Maravilla”.
- Entonces eres “La maravilla que mira más”?
- O “La prodigiosa que mira más”… Aquella capaz de observar lo que pocos ven.
- Ahora todo se ve más…
- Confuso.
- Pensé que dirías “claro”.
- Lo único que queda claro, mi querido Sebastián, es que estamos en el lugar y momento en que deberíamos estar, pero es sólo la punta de la madeja, no descubrimos nada nuevo, ahora sólo nos conocemos un poco mejor y sabemos por qué esperamos con tantas ansias que se cumplan los 7 días.
- ¿Y ahora?
- ¿Ahora?
- Sí ¿qué toca?
- Pues yo exploraré y tú serás explorado. Esta vez desde el inicio, que tenemos mucho por hacer.

lunes, 25 de agosto de 2008

Otro dibujín

Esta es una muestra más de mis intentos por salir de las letras y las palabras...

"Blockeo"

jueves, 31 de julio de 2008

Usa protector solar

Este es uno de esos videos que nos provocan intentar ser mejores, o al menos, tratar. No es un floro acerca de Dios, ni de Buda, ni de ningún otro ejemplo a seguir. Simplemente son unas cuantas recomendaciones de alguien con un punto de vista interesante. Si pueden vean todo el video... y usen protector solar.


Otra vez, un aporte de mi buen amigo Ifel "papapa" Barrenechea, el me jugó este video un día cercano a Navidad. Se agradece el gesto.

miércoles, 30 de julio de 2008

Ardilla maligna

Esta ardilla se ha convertido en un ejemplo de viral. Una estupidez "world class" que ha tenido muchísimas secuelas, unas más graciosas que otras, pero secuelas al fin.

video
el original

video
versión "star wars"

Paloma de la paz

Después de tanto abuso, las palomas encontraron un defensor.

viernes, 25 de julio de 2008

3 pasos para manejar el stress

Como parte de mi constante lucha por hacer de este un mejor mundo para vivir, les mando una receta útil para manejar el stress en 3 simples pasos:

1ero.- Demuestre su malestar en el momento preciso.

video

2do.- Converse con sus compañeros, ellos sabrán escuchar.

video

3ero.- Busque nuevas alternativas de solución.

video

Ja!

Para reírse no hace falta interpretar demasiado, por eso aquí va este videín destinado a robarles una sonora y espontánea sonrisa. Pronto más en "Huevadillas y curiosidades".

video

¡I GUD LAI TUA BAY A JAMBERGAR!

jueves, 24 de julio de 2008

Doolhof I y II

I

- Muchas gracias Doctora, no sabe lo bien que me siento ahora…
- No me lo agradezca. Yo sólo fui una guía, usted fue quien decidió avanzar por los caminos que usted mismo había bloqueado. Ahora debe seguir caminando, descubriendo, pero eso ya depende de usted.
- No sé como pagarle…
- Bueno, aceptamos todas las tarjetas de crédito…
- Jajaja
- Es en serio.
- Ah… bueno… este… mejor me voy a pagar.
- No se preocupe Sr. Martines, lo espero el próximo miércoles.

Así es la Doctora Simor: extremadamente racional, fría y hasta calculadora, pero en el fondo, tal vez demasiado, una buena mujer. Una buena mujer, con un buen trabajo y una buena reputación, pero solitaria. Tal vez porque suele dejarse llevar por la razón o por esa necesidad imperante de demostrar siempre su superioridad intelectual, sobre todo ante aquellos “pobres infelices” que intentaban lig
ar con ella… Tal vez sólo necesite relajarse, irse de viaje o algo así. Quizá Marita, su secretaria, pueda aconsejarle correctamente. Ella la conoce mejor que nadie y nadie la conoce mejor que la Doctora Simor, o Miranda, como sólo ella la puede llamar.

Es difícil imaginar cómo fue a parar al lado de semejante sargento. Marita, según la Doctora Simor, es la persona más buena del mundo, pero también es la niña más frágil que alguien pudiera imaginar, y con todo lo que eso significa, siempre está ahí, a su lado… fiel al castigo.


II

- Es extraño. Julio suele ser más frío. Debe ser por el calentamiento global… si seguimos así vamos a…

El teléfono… el bendito teléfono.

- ¿Marita?
- Miranda, disculpa si te interrumpo, pero ya llegó.
- ¿Viene acompañado?
- Con un viejo raro. Dice que es seguro, pero no sé…

- OK, dile que pase.
- ¿Estás segura?
- ¿Tienes miedo, acaso?
- Ahora te lo mando.
- Muchas gracias.

Es gracioso cuando esto sucede. La madre de Murphy pudo ser una gran mujer, pero él sí que era un hijo de puta. Él y su famosa ley acaban de arruinarle la tarde a la Doctora. Justo cuando todo parecía guardar ese equilibrio aburrido, pero necesario, algo, o alguien llega a cambiarlo todo.

- Disculpe ¿puedo pasar?
- Sí, adelante. Póngase cómodo.
- Gracias.
- ¿Se le ofrece algo de tomar?
- ¿Un whisky con hielo?
- Con “algo de tomar” me refería a un café, agua o una gaseosa, por ejemplo.
- OK, entonces un café estaría bien.

“Este tipo es distinto”, piensa mientras coge el anexo.


- ¿Marita?
- Sí Miranda, dime.
- Por favor, tráele un café al señor…

¡Doolhof! – interrumpe el recién llegado-

- Por favor, tráele un café al señor Doolhof.
- Ok.

Doolhof. Doolhof. La Doctora Simor trata de recordar dónde había escuchado ese apellido mientras cuelga el teléfono y se acomoda en el sillón de cuero que acaba de comprar, pero no logra hacerlo. Es un apellido extraño, sin duda.

- Y bueno, cuénteme. ¿A qué se dedica?
- Trabajo en construcción.
- ¿Arquitecto?
- No. Albañil.

Y de pronto, la sorpresa de la doctora se tradujo en una sutil sonrisa acompañada de un ligero movimiento de cabeza. La típica expresión de una psicóloga extremadamente racional, fría y calculadora que no puede creer lo que escucha.

- ¿Dije algo gracioso?
- No, no. Disculpe, pero usted no parece albañil.
- Y usted no parece psicóloga.
- No quise ofenderlo, sólo que con ese apellido y su gusto por el whisky pensé…
- Tomo cerveza, pero si me ofrecen algo mejor ¿Por qué no aprovechar la oportunidad? No se preocupe, no me ofendí. Entiendo su extrañeza. Felizmente usted tampoco lo tomó mal.
- ¿Y cómo sabe que no lo tomé mal?
- No está llorando.
- Yo no soy de las que lloran, soy de las que hacen llorar.
Soy psicóloga, ¿recuerda?.
- Mmmm…

Silencio.

- Entonces ¿lo tomó mal o no?
- No, sólo que aún no entiendo a qué se refirió con que no parezco psicóloga. Es decir…
- Mire, nunca antes fui a un psicólogo, pero me los imaginé feos y despiadados… y usted no es fea.
- Creo que nos estamos yendo por un camino equivocado. Dígame. ¿Por qué vino?
- Yo no vine, me trajeron.
- ¿Y por qué lo trajeron?
- Por que creyeron que necesitaba ayuda.
- ¿Acaso ha pasado por alguna situación traumática?
- Digamos que tiene razón. No parezco albañil, pero es lo único que puedo hacer por ahora.
- ¿Por ahora?
- Es que nadie me quiere dar trabajo. Bueno, es lo más lógico. nadie contrata a un ex huésped del manicomio. Es más, yo tampoco lo haría. En el manicomio hay muchos locos de verdad.
- Deje de decir tonterías. Creí que nunca había visitado un psicólogo y menos a un psiquiatra.
- Bueno, al menos eso creo.
- No lo entiendo. Si quiere que lo ayude debe ser claro.
- Le repito que yo no vine por mi propia cuenta.
- ¿Sabe? No tengo por qué perder el tiempo, será mejor que solicite su traspaso al Doctor Berríos. El sabrá lidiar con usted.
- Espere, no me ha dejado terminar. No vine por mi propia cuenta, pero ahora, por alguna razón, siento que no debo irme. Todavía no.
- ¿Entonces va a cooperar?
- Me gustaría.
- Señor Doolhof, no estoy para bromas… será mejor que…
- ¡Me gustaría, pero no puedo! Hace años tuve un accidente, o al menos eso me contaron. Trabajaba en algún lugar en el centro empresarial, hasta que un día caí por la ventana desde el séptimo piso. Según los médicos…
- ¡Imposible! ¡Estaría muerto!
- ¿Recuerda que le dije que eso fue lo que me contaron? No sé si fue del séptimo, del primer o del segundo piso. Ni siquiera estoy seguro de que me caí. Lo que sí tengo claro es que desde ese día no recuerdo nada de lo que fui. Sólo recuerdo haber despertado en la camilla de un hospital psiquiátrico. Solo.
- ¿Y no lo trató un psiquiatra?
- ¿Me está prestando atención? Le dije que estaba sólo. Desperté, me puse mi ropa y busqué la salida. Encontré algo dinero en mis bolsillos y pude sobrevivir un tiempo así, pero cuando la plata empieza a desaparecer, las necesidades aumentan, ¿Me entiende? Tuve que buscar trabajo y lo único que pude hacer fue trabajar con un maestro albañil, quien me enseño algunas cosas, lo suficiente para valerme por mí mismo.
- ¿Y su familia?
- ¿Cuántos Doolhof conoce, Doctora Simor?
- Ninguno.
- Me imagino que eso responde su pregunta. Yo me la hice muchas veces y siempre llegué a la misma respuesta: debo haber sido un hijo de puta.
- O alguien muy solitario. Tal vez perdió a su familia en un accidente, o tal vez nunca tuvo familia. No sea tan negativo… pudieron pasar miles de cosas.
- ¿Acaso eso fue sentido del humor?.
- Para que vea que tampoco soy despiadada.
- Tiene buena memoria. La envidio.
- Bueno, bueno. Regresemos a lo importante. Ya me contó lo de su accidente, pero sigue sin decirme cómo llegó.
- Ya se lo dije, me trajeron.
- ¿Y quién lo trajo?
- Mi maestro albañil. Dijo que el capataz de la obra en la que trabajábamos lo estaba obligando.
- ¿Por algún motivo en especial?
- Pues...
- ¿Qué pasó?
- No lo sé. No me explicó nada, no sé si quiso ocultarme la verdad o…
- ¿Entonces por qué sería?
- No todos tenemos la misma capacidad comunicativa, ¿sabe?.
- Entiendo, pero es imposible que lo hayan traído hasta aquí sin que haya escuchado algo, sin que alguno de sus compañeros de obra se haya comunicado con usted.
- ¿Acaso los muertos hablan?

Los ojos de la Doctora Simor se abrieron como nunca y su corazón latió tan fuerte que podía ver cómo vibraba su guarda polvo blanco, pero tras una gran bocanada de aire, esa racionalidad extrema que la hacía fuerte acababa con la voz que le gritaba “¡estás en peligro!”.

- Así que los mató. Los mató a todos, por eso está acá.
- ¡Tranquila! Yo no maté a nadie. Estaría en la cárcel, no en su despacho. ¿No cree?
- Es cierto… ¿entonces qué pasó?.
- Después de aquella visita por el manicomio he sufrido algunos colapsos. Me desvanezco, pero generalmente algún compañero me auxilia y logro reaccionar. Ese día no fue así.
- ¿No había nadie cerca?
- No precisamente. Yo acababa de almorzar, y como es costumbre en el negocio, aproveché para dormir unos minutos. Claro, como usted entenderá, era difícil que alguien note que no sólo estaba dormido, sino que estaba sufriendo uno de mis colapsos.
- Claro, claro. ¿Pero qué más pasó?
- Mi maestro albañil me despertó con un poco del agua que íbamos a utilizar en la mezcla de cemento. Creo que no quería asustarse solo.
- Espera… ¿Por qué se asustaría?
- Por los cadáveres, o mejor dicho, por los trozos de cadáveres de 33 obreros que estaban justo delante de nosotros.
- ¿¡Pero cómo sobrevivió!?
- Dijo que lo que había atacado a los obreros ni siquiera se acercó a él… y eso que se había quedado petrificado ante tanta carnicería.
- Es ilógico…
- Pero si lo dijo él, es verdad.
- ¿Y te dijo qué fue lo que los atacó?
- No todos tenemos la misma capacidad comunicativa.

Y de pronto, el teléfono. La Doctora no suele interrumpir sus sesiones, pero es Marita, eso basta.

- Marita, sabes que no me gusta que me interrumpan.
- Disculpa Miranda, pero llegó su paciente de las ocho.
- Ya veo. Por favor dile que me espere 2 minutos.

Cuelga el teléfono, pero por dentro sabe que esa llamada marca el final del comienzo de lago importante. Algo le quema por dentro, sabe que debe seguir, pero no es el momento. El señor Chang espera y es un viejo paciente.

- Disculpe, creo que me debo ir, ya llegó su paciente.
- Espere Sr. Doolhof.
- Dígame.
- Tengo la sensación de que volverá.
- Pues sí. Queda mucho de qué hablar.
- ¿Volverán a traerlo?
- No, esta vez vendré solo. Siento que usted me podrá ayudar, pero no sé a qué.
- Entonces lo espero la próxima semana a la misma hora.
- OK. Hasta la próxima semana.
- ¿Sabe? Usted tiene una presencia intimidante. Tómelo en cuenta al relacionarse.
- Gracias. Usted tampoco es tan dura como parece.
- Una cosa más.
- ¿Sí?
- Llámame Miranda.
- OK, tú puedes llamarme Sebastián.

Y con una sonrisa, que más que atracción dibujó confianza, se terminó la sesión… por ahora.

Ilustrador: Gundo

martes, 22 de julio de 2008

LES LUTHIERS - La Tanda

Probablemente la rutina más conocida de Les Luthiers, unos argentinos que decidieron nunca envejecer.

lunes, 21 de julio de 2008

Doolhof 0.1

Realmente no quiero contarles demasiado acerca de este proyecto. Simplemente les puedo decir que se trata de una historia que acabará cuando sienta que debe hacerlo. Inicialmente pensé desarrollarla como si se tratara de un pequeño cuento o hasta de un comic, pero luego, cuando los personajes empezaron a dar sus primeros pasos, dieron señas de que su mundo necesitaba un espacio más extenso, así que lo decidí publicar aquí. Cada cierto tiempo (no más de 15 días, espero) un nuevo "capítulo" será colgado con su respectiva ilustración. Ojo, se aceptan aportes gráficos del público.

Bueno, espero que "Doolhof" los atrape con la misma intensidad que a mi. Quién sabe, tal vez un día este proyecto crezca y se convierta en un libro con dibujitos que algún director gringo quiera llevar a la pantalla grande.

miércoles, 16 de julio de 2008

Batman, la mejor pela del año. ¡Sin dudas!

Sólo tengo una cosa que decir: ¡Vayan a verla! ¡Es demasiado buena! Y por si se afanan tanto como yo, les dejo este wall paper para sus compus. Es una fina cortesía de mi buen amigo Ifel "papapa" Barrenechea. ¡Visiten su blog, está linkeado a la derecha!




No estaba tan loco ¿eh?

Para comenzar este ciclo de citas históricamente irrelevantes, pero que alimentan al espíritu de niño que todos debemos mantener, recordaré a Chaparrón Bonaparte en una de esas genialidades a las que Chespirito nos tiene acostumbrados. Tal vez esta frase no la dijo él por primera vez, pero me gusta pensar que sí.






"Si las cosas importantes fueran fáciles de hacer, entonces todo el mundo las haría"

viernes, 11 de julio de 2008

También incursioné en el cine

A continuación, un corto realizado en las oficinas de Mccann entre campaña y campaña. Su nivel interpretativo, metafórico y sensorial son a la vez inquietantes y perturbadores. Además, el acting que logramos en estos actores enfatizó de una manera sorprendente el contenido dramático de esta pieza.


video

jueves, 10 de julio de 2008

De vez en cuando me da por dibujar.

En realidad no tengo mucho que decir al respecto, pero si quieren, háganlo ustedes.


"Vértice"


"Túnel"


TV 1.0

Algunas de mis chambas para tele. Aquí si no respetaré ningún orden, aunque fácil después lo cambio. También incluyo a la gente con la que los trabajé.
Sí pues, estoy aprovechando para "marketearme" un poco. ¡Quien esté libre de culpa que postee el primer comentario!.


video

Director de Arte: Carlos Valderrama / Ifel Barrenechea
Redactor: Javier Jerí / Bruno Reggiardo


video

Director de Arte: Ifel Barrenechea
Redactor: Javier Jerí


video

Director de Arte: Ifel Barrenechea
Redactor: Javier Jerí.


video

Director de Arte: Carlos Valderrama / Ifel Barrenechea
Redactor: Javier Jerí / Bruno Reggiardo

miércoles, 9 de julio de 2008

Gráfica 1.0

Aquí algunas cosas que hice en mi corta carrera. En cada una mencionaré a las personas que, de una manera u otra, estuvieron involucradas. Trataré de colocarlas en orden cronológico, pero como ya les dije, mi memoria es frágil.

Director de Arte: Ifel Barrenechea
Redactor: Javier Jerí.


Director de Arte: Ifel Barrenechea
Redactor: Javier Jerí.


Director de Arte: Carlos Valderrama
Redactor: Javier Jerí.


Director de Arte: Carlos Valderrama
Redactor: Javier Jerí.


Director de Arte: Carlos Valderrama
Redactor: Javier Jerí.


Director de Arte: Carlos Valderrama
Redactor: Javier Jerí.

Director de Arte: Carlos Valderrama
Redactor: Javier Jerí


Director de Arte: Eduardo Meza
Redactor: Javier Jerí / Alejandro Guzmán


Director de Arte: Eduardo Meza
Redactor: Javier Jerí / Alejandro Guzmán


Director de Arte: Eduardo Meza
Redactor: Javier Jerí / Alejandro Guzmán


Director de Arte: Ifel Barrenechea
Redactor: Javier Jerí.

Director de Arte: Ifel Barrenechea
Redactor: Javier Jerí.

Director de Arte: Ifel Barrenechea
Redactor: Javier Jerí.


Director de Arte: Ifel Barrenechea
Redactor: Javier Jerí.


Director de Arte: Ifel Barrenechea
Redactor: Javier Jerí.

Director de Arte: Ifel Barrenechea
Redactor: Javier Jerí.

Director de Arte: Ifel Barrenechea
Redactor: Javier Jerí.

Director de Arte: Oscar Yamagata
Redactor: Javier Jerí.

Director de Arte: Javier Morales
Redactor: Javier Jerí.

Director de Arte: Javier Morales
Redactor: Javier Jerí.