jueves, 31 de julio de 2008

Usa protector solar

Este es uno de esos videos que nos provocan intentar ser mejores, o al menos, tratar. No es un floro acerca de Dios, ni de Buda, ni de ningún otro ejemplo a seguir. Simplemente son unas cuantas recomendaciones de alguien con un punto de vista interesante. Si pueden vean todo el video... y usen protector solar.


Otra vez, un aporte de mi buen amigo Ifel "papapa" Barrenechea, el me jugó este video un día cercano a Navidad. Se agradece el gesto.

miércoles, 30 de julio de 2008

Ardilla maligna

Esta ardilla se ha convertido en un ejemplo de viral. Una estupidez "world class" que ha tenido muchísimas secuelas, unas más graciosas que otras, pero secuelas al fin.

video
el original

video
versión "star wars"

Paloma de la paz

Después de tanto abuso, las palomas encontraron un defensor.

viernes, 25 de julio de 2008

3 pasos para manejar el stress

Como parte de mi constante lucha por hacer de este un mejor mundo para vivir, les mando una receta útil para manejar el stress en 3 simples pasos:

1ero.- Demuestre su malestar en el momento preciso.

video

2do.- Converse con sus compañeros, ellos sabrán escuchar.

video

3ero.- Busque nuevas alternativas de solución.

video

Ja!

Para reírse no hace falta interpretar demasiado, por eso aquí va este videín destinado a robarles una sonora y espontánea sonrisa. Pronto más en "Huevadillas y curiosidades".

video

¡I GUD LAI TUA BAY A JAMBERGAR!

jueves, 24 de julio de 2008

Doolhof I y II

I

- Muchas gracias Doctora, no sabe lo bien que me siento ahora…
- No me lo agradezca. Yo sólo fui una guía, usted fue quien decidió avanzar por los caminos que usted mismo había bloqueado. Ahora debe seguir caminando, descubriendo, pero eso ya depende de usted.
- No sé como pagarle…
- Bueno, aceptamos todas las tarjetas de crédito…
- Jajaja
- Es en serio.
- Ah… bueno… este… mejor me voy a pagar.
- No se preocupe Sr. Martines, lo espero el próximo miércoles.

Así es la Doctora Simor: extremadamente racional, fría y hasta calculadora, pero en el fondo, tal vez demasiado, una buena mujer. Una buena mujer, con un buen trabajo y una buena reputación, pero solitaria. Tal vez porque suele dejarse llevar por la razón o por esa necesidad imperante de demostrar siempre su superioridad intelectual, sobre todo ante aquellos “pobres infelices” que intentaban lig
ar con ella… Tal vez sólo necesite relajarse, irse de viaje o algo así. Quizá Marita, su secretaria, pueda aconsejarle correctamente. Ella la conoce mejor que nadie y nadie la conoce mejor que la Doctora Simor, o Miranda, como sólo ella la puede llamar.

Es difícil imaginar cómo fue a parar al lado de semejante sargento. Marita, según la Doctora Simor, es la persona más buena del mundo, pero también es la niña más frágil que alguien pudiera imaginar, y con todo lo que eso significa, siempre está ahí, a su lado… fiel al castigo.


II

- Es extraño. Julio suele ser más frío. Debe ser por el calentamiento global… si seguimos así vamos a…

El teléfono… el bendito teléfono.

- ¿Marita?
- Miranda, disculpa si te interrumpo, pero ya llegó.
- ¿Viene acompañado?
- Con un viejo raro. Dice que es seguro, pero no sé…

- OK, dile que pase.
- ¿Estás segura?
- ¿Tienes miedo, acaso?
- Ahora te lo mando.
- Muchas gracias.

Es gracioso cuando esto sucede. La madre de Murphy pudo ser una gran mujer, pero él sí que era un hijo de puta. Él y su famosa ley acaban de arruinarle la tarde a la Doctora. Justo cuando todo parecía guardar ese equilibrio aburrido, pero necesario, algo, o alguien llega a cambiarlo todo.

- Disculpe ¿puedo pasar?
- Sí, adelante. Póngase cómodo.
- Gracias.
- ¿Se le ofrece algo de tomar?
- ¿Un whisky con hielo?
- Con “algo de tomar” me refería a un café, agua o una gaseosa, por ejemplo.
- OK, entonces un café estaría bien.

“Este tipo es distinto”, piensa mientras coge el anexo.


- ¿Marita?
- Sí Miranda, dime.
- Por favor, tráele un café al señor…

¡Doolhof! – interrumpe el recién llegado-

- Por favor, tráele un café al señor Doolhof.
- Ok.

Doolhof. Doolhof. La Doctora Simor trata de recordar dónde había escuchado ese apellido mientras cuelga el teléfono y se acomoda en el sillón de cuero que acaba de comprar, pero no logra hacerlo. Es un apellido extraño, sin duda.

- Y bueno, cuénteme. ¿A qué se dedica?
- Trabajo en construcción.
- ¿Arquitecto?
- No. Albañil.

Y de pronto, la sorpresa de la doctora se tradujo en una sutil sonrisa acompañada de un ligero movimiento de cabeza. La típica expresión de una psicóloga extremadamente racional, fría y calculadora que no puede creer lo que escucha.

- ¿Dije algo gracioso?
- No, no. Disculpe, pero usted no parece albañil.
- Y usted no parece psicóloga.
- No quise ofenderlo, sólo que con ese apellido y su gusto por el whisky pensé…
- Tomo cerveza, pero si me ofrecen algo mejor ¿Por qué no aprovechar la oportunidad? No se preocupe, no me ofendí. Entiendo su extrañeza. Felizmente usted tampoco lo tomó mal.
- ¿Y cómo sabe que no lo tomé mal?
- No está llorando.
- Yo no soy de las que lloran, soy de las que hacen llorar.
Soy psicóloga, ¿recuerda?.
- Mmmm…

Silencio.

- Entonces ¿lo tomó mal o no?
- No, sólo que aún no entiendo a qué se refirió con que no parezco psicóloga. Es decir…
- Mire, nunca antes fui a un psicólogo, pero me los imaginé feos y despiadados… y usted no es fea.
- Creo que nos estamos yendo por un camino equivocado. Dígame. ¿Por qué vino?
- Yo no vine, me trajeron.
- ¿Y por qué lo trajeron?
- Por que creyeron que necesitaba ayuda.
- ¿Acaso ha pasado por alguna situación traumática?
- Digamos que tiene razón. No parezco albañil, pero es lo único que puedo hacer por ahora.
- ¿Por ahora?
- Es que nadie me quiere dar trabajo. Bueno, es lo más lógico. nadie contrata a un ex huésped del manicomio. Es más, yo tampoco lo haría. En el manicomio hay muchos locos de verdad.
- Deje de decir tonterías. Creí que nunca había visitado un psicólogo y menos a un psiquiatra.
- Bueno, al menos eso creo.
- No lo entiendo. Si quiere que lo ayude debe ser claro.
- Le repito que yo no vine por mi propia cuenta.
- ¿Sabe? No tengo por qué perder el tiempo, será mejor que solicite su traspaso al Doctor Berríos. El sabrá lidiar con usted.
- Espere, no me ha dejado terminar. No vine por mi propia cuenta, pero ahora, por alguna razón, siento que no debo irme. Todavía no.
- ¿Entonces va a cooperar?
- Me gustaría.
- Señor Doolhof, no estoy para bromas… será mejor que…
- ¡Me gustaría, pero no puedo! Hace años tuve un accidente, o al menos eso me contaron. Trabajaba en algún lugar en el centro empresarial, hasta que un día caí por la ventana desde el séptimo piso. Según los médicos…
- ¡Imposible! ¡Estaría muerto!
- ¿Recuerda que le dije que eso fue lo que me contaron? No sé si fue del séptimo, del primer o del segundo piso. Ni siquiera estoy seguro de que me caí. Lo que sí tengo claro es que desde ese día no recuerdo nada de lo que fui. Sólo recuerdo haber despertado en la camilla de un hospital psiquiátrico. Solo.
- ¿Y no lo trató un psiquiatra?
- ¿Me está prestando atención? Le dije que estaba sólo. Desperté, me puse mi ropa y busqué la salida. Encontré algo dinero en mis bolsillos y pude sobrevivir un tiempo así, pero cuando la plata empieza a desaparecer, las necesidades aumentan, ¿Me entiende? Tuve que buscar trabajo y lo único que pude hacer fue trabajar con un maestro albañil, quien me enseño algunas cosas, lo suficiente para valerme por mí mismo.
- ¿Y su familia?
- ¿Cuántos Doolhof conoce, Doctora Simor?
- Ninguno.
- Me imagino que eso responde su pregunta. Yo me la hice muchas veces y siempre llegué a la misma respuesta: debo haber sido un hijo de puta.
- O alguien muy solitario. Tal vez perdió a su familia en un accidente, o tal vez nunca tuvo familia. No sea tan negativo… pudieron pasar miles de cosas.
- ¿Acaso eso fue sentido del humor?.
- Para que vea que tampoco soy despiadada.
- Tiene buena memoria. La envidio.
- Bueno, bueno. Regresemos a lo importante. Ya me contó lo de su accidente, pero sigue sin decirme cómo llegó.
- Ya se lo dije, me trajeron.
- ¿Y quién lo trajo?
- Mi maestro albañil. Dijo que el capataz de la obra en la que trabajábamos lo estaba obligando.
- ¿Por algún motivo en especial?
- Pues...
- ¿Qué pasó?
- No lo sé. No me explicó nada, no sé si quiso ocultarme la verdad o…
- ¿Entonces por qué sería?
- No todos tenemos la misma capacidad comunicativa, ¿sabe?.
- Entiendo, pero es imposible que lo hayan traído hasta aquí sin que haya escuchado algo, sin que alguno de sus compañeros de obra se haya comunicado con usted.
- ¿Acaso los muertos hablan?

Los ojos de la Doctora Simor se abrieron como nunca y su corazón latió tan fuerte que podía ver cómo vibraba su guarda polvo blanco, pero tras una gran bocanada de aire, esa racionalidad extrema que la hacía fuerte acababa con la voz que le gritaba “¡estás en peligro!”.

- Así que los mató. Los mató a todos, por eso está acá.
- ¡Tranquila! Yo no maté a nadie. Estaría en la cárcel, no en su despacho. ¿No cree?
- Es cierto… ¿entonces qué pasó?.
- Después de aquella visita por el manicomio he sufrido algunos colapsos. Me desvanezco, pero generalmente algún compañero me auxilia y logro reaccionar. Ese día no fue así.
- ¿No había nadie cerca?
- No precisamente. Yo acababa de almorzar, y como es costumbre en el negocio, aproveché para dormir unos minutos. Claro, como usted entenderá, era difícil que alguien note que no sólo estaba dormido, sino que estaba sufriendo uno de mis colapsos.
- Claro, claro. ¿Pero qué más pasó?
- Mi maestro albañil me despertó con un poco del agua que íbamos a utilizar en la mezcla de cemento. Creo que no quería asustarse solo.
- Espera… ¿Por qué se asustaría?
- Por los cadáveres, o mejor dicho, por los trozos de cadáveres de 33 obreros que estaban justo delante de nosotros.
- ¿¡Pero cómo sobrevivió!?
- Dijo que lo que había atacado a los obreros ni siquiera se acercó a él… y eso que se había quedado petrificado ante tanta carnicería.
- Es ilógico…
- Pero si lo dijo él, es verdad.
- ¿Y te dijo qué fue lo que los atacó?
- No todos tenemos la misma capacidad comunicativa.

Y de pronto, el teléfono. La Doctora no suele interrumpir sus sesiones, pero es Marita, eso basta.

- Marita, sabes que no me gusta que me interrumpan.
- Disculpa Miranda, pero llegó su paciente de las ocho.
- Ya veo. Por favor dile que me espere 2 minutos.

Cuelga el teléfono, pero por dentro sabe que esa llamada marca el final del comienzo de lago importante. Algo le quema por dentro, sabe que debe seguir, pero no es el momento. El señor Chang espera y es un viejo paciente.

- Disculpe, creo que me debo ir, ya llegó su paciente.
- Espere Sr. Doolhof.
- Dígame.
- Tengo la sensación de que volverá.
- Pues sí. Queda mucho de qué hablar.
- ¿Volverán a traerlo?
- No, esta vez vendré solo. Siento que usted me podrá ayudar, pero no sé a qué.
- Entonces lo espero la próxima semana a la misma hora.
- OK. Hasta la próxima semana.
- ¿Sabe? Usted tiene una presencia intimidante. Tómelo en cuenta al relacionarse.
- Gracias. Usted tampoco es tan dura como parece.
- Una cosa más.
- ¿Sí?
- Llámame Miranda.
- OK, tú puedes llamarme Sebastián.

Y con una sonrisa, que más que atracción dibujó confianza, se terminó la sesión… por ahora.

Ilustrador: Gundo

martes, 22 de julio de 2008

LES LUTHIERS - La Tanda

Probablemente la rutina más conocida de Les Luthiers, unos argentinos que decidieron nunca envejecer.

lunes, 21 de julio de 2008

Doolhof 0.1

Realmente no quiero contarles demasiado acerca de este proyecto. Simplemente les puedo decir que se trata de una historia que acabará cuando sienta que debe hacerlo. Inicialmente pensé desarrollarla como si se tratara de un pequeño cuento o hasta de un comic, pero luego, cuando los personajes empezaron a dar sus primeros pasos, dieron señas de que su mundo necesitaba un espacio más extenso, así que lo decidí publicar aquí. Cada cierto tiempo (no más de 15 días, espero) un nuevo "capítulo" será colgado con su respectiva ilustración. Ojo, se aceptan aportes gráficos del público.

Bueno, espero que "Doolhof" los atrape con la misma intensidad que a mi. Quién sabe, tal vez un día este proyecto crezca y se convierta en un libro con dibujitos que algún director gringo quiera llevar a la pantalla grande.

miércoles, 16 de julio de 2008

Batman, la mejor pela del año. ¡Sin dudas!

Sólo tengo una cosa que decir: ¡Vayan a verla! ¡Es demasiado buena! Y por si se afanan tanto como yo, les dejo este wall paper para sus compus. Es una fina cortesía de mi buen amigo Ifel "papapa" Barrenechea. ¡Visiten su blog, está linkeado a la derecha!




No estaba tan loco ¿eh?

Para comenzar este ciclo de citas históricamente irrelevantes, pero que alimentan al espíritu de niño que todos debemos mantener, recordaré a Chaparrón Bonaparte en una de esas genialidades a las que Chespirito nos tiene acostumbrados. Tal vez esta frase no la dijo él por primera vez, pero me gusta pensar que sí.






"Si las cosas importantes fueran fáciles de hacer, entonces todo el mundo las haría"

viernes, 11 de julio de 2008

También incursioné en el cine

A continuación, un corto realizado en las oficinas de Mccann entre campaña y campaña. Su nivel interpretativo, metafórico y sensorial son a la vez inquietantes y perturbadores. Además, el acting que logramos en estos actores enfatizó de una manera sorprendente el contenido dramático de esta pieza.


video

jueves, 10 de julio de 2008

De vez en cuando me da por dibujar.

En realidad no tengo mucho que decir al respecto, pero si quieren, háganlo ustedes.


"Vértice"


"Túnel"


TV 1.0

Algunas de mis chambas para tele. Aquí si no respetaré ningún orden, aunque fácil después lo cambio. También incluyo a la gente con la que los trabajé.
Sí pues, estoy aprovechando para "marketearme" un poco. ¡Quien esté libre de culpa que postee el primer comentario!.


video

Director de Arte: Carlos Valderrama / Ifel Barrenechea
Redactor: Javier Jerí / Bruno Reggiardo


video

Director de Arte: Ifel Barrenechea
Redactor: Javier Jerí


video

Director de Arte: Ifel Barrenechea
Redactor: Javier Jerí.


video

Director de Arte: Carlos Valderrama / Ifel Barrenechea
Redactor: Javier Jerí / Bruno Reggiardo

miércoles, 9 de julio de 2008

Gráfica 1.0

Aquí algunas cosas que hice en mi corta carrera. En cada una mencionaré a las personas que, de una manera u otra, estuvieron involucradas. Trataré de colocarlas en orden cronológico, pero como ya les dije, mi memoria es frágil.

Director de Arte: Ifel Barrenechea
Redactor: Javier Jerí.


Director de Arte: Ifel Barrenechea
Redactor: Javier Jerí.


Director de Arte: Carlos Valderrama
Redactor: Javier Jerí.


Director de Arte: Carlos Valderrama
Redactor: Javier Jerí.


Director de Arte: Carlos Valderrama
Redactor: Javier Jerí.


Director de Arte: Carlos Valderrama
Redactor: Javier Jerí.

Director de Arte: Carlos Valderrama
Redactor: Javier Jerí


Director de Arte: Eduardo Meza
Redactor: Javier Jerí / Alejandro Guzmán


Director de Arte: Eduardo Meza
Redactor: Javier Jerí / Alejandro Guzmán


Director de Arte: Eduardo Meza
Redactor: Javier Jerí / Alejandro Guzmán


Director de Arte: Ifel Barrenechea
Redactor: Javier Jerí.

Director de Arte: Ifel Barrenechea
Redactor: Javier Jerí.

Director de Arte: Ifel Barrenechea
Redactor: Javier Jerí.


Director de Arte: Ifel Barrenechea
Redactor: Javier Jerí.


Director de Arte: Ifel Barrenechea
Redactor: Javier Jerí.

Director de Arte: Ifel Barrenechea
Redactor: Javier Jerí.

Director de Arte: Ifel Barrenechea
Redactor: Javier Jerí.

Director de Arte: Oscar Yamagata
Redactor: Javier Jerí.

Director de Arte: Javier Morales
Redactor: Javier Jerí.

Director de Arte: Javier Morales
Redactor: Javier Jerí.

...y como siempre me dice mi papá: "primero saluda"

En este momento siento como si fuese mi primera sesión de un de esos grupos de auto ayuda.

Todos observan sentados mientras yo me presento, pero bueno, aquí voy:

Hola. Me llamo Javier, tengo 25 años y tengo que confesar algo:

Tengo un "blog".

Claro, si fuese uno de estos grupos de auto ayuda estaría escuchando palmas y palabras de aliento, pero como no lo es, me conformo con imaginar que algún día entenderé este nuevo universo lleno de "post", "blogs" y "bloggers". ¿Quién sabe? Quizá un día me de cuenta de que en realidad no era tan complicado y hasta puede que recuerde este día y diga: "¡Ja! Qué tonto fui, si tener un buen blog no es tan complicado..."

En fin, aún tengo mucho por hacer para que esto suceda, pero antes de "postear" por primera vez, debo "pedir perdón antes de pedir permiso". Si me olvido de algo o alguien, recuérdenmelo por favor.
  • ¡Perdón mi amor!
"Mi amor" es mi enamorada. Llevamos 5 años y medio y contando, por eso considero importantísimo disculparme por si alguna vez tengo que robarle minutos para escribir aquí, pero si llegara a pasar prometo públicamente que los recompensaré.
  • ¡Perdón pa's!
Por si alguna vez los menciono u olvido mencionarlos. ¡Igual los quiero!
  • ¡Perdón amigos!
Sé que soy una falla y que me pierdo con facilidad, pero bueno, al menos este blog puede ser una forma de seguirme el rastro.

Entonces aquí voy señores, mi primer "post" tiene que ver con el nombre de mi blog y será tan breve como simple:

Resulta que no quise poner "el blog del cadete" ni "cadete blog" ni nada por el estilo, y como en mi chamba (soy redactor creativo publicitario) escribo, dibujo y garabateo todo lo que pasa por mi cabeza en un block, me pareció lógico bautizar con el mismo nombre a este espacio, después de todo, planeo hacer algo similar.

Y bueno, si eres de los curiosos que se preguntan si soy un cadete en realidad, la respuesta es NO. Se debe a un "gracioso" corte de pelo que alguna vez me hice, que me valió ese sobrenombre y algunos otros. Obviamente mi tequedad me empuja a repetirlo cada cierto tiempo, pero con mejores resultados. Al menos a mi flaca le gusta... creo...

En fin, eso fue. Ya me presenté y también presenté mi blog. Ahora sólo queda la parte más difícil: la constancia.

A ver cómo nos va. Sólo espero que mis intentos les resulten interesantes, o al menos, entretenidos.

¡Nos vemos!